Ellos



¿Qué es la felicidad?

La ausencia de miedo

















sábado, 31 de octubre de 2009

Amistad animal

(...) En mi infancia se me conocía por mi carácter dócil y bondadoso. Era tan llamativa la ternura de mi corazón que me convertí en el hazmerreír de mis compañeros. Sentía una particular atracción por los animales, de los que mis padres me permitieron tener en casa una amplia variedad. Con ellos pasaba casi todo el tiempo, y nunca era más feliz que cuando les daba de comer y los acariciaba. Esta peculiaridad de mi carácter creció conmigo y, ya de adulto, fue una de mis fuentes principales de placer. A quienes han cuidado con afecto a un perro fiel y sagaz apenas si necesito explicarles la naturaleza o la intensidad de la satisfacción que uno obtiene. Algo hay en el amor desinteresado y abnegado de un animal que llega directamente al corazón de quien con harta frecuencia ha comprobado la amistad mezquina y la muy frágil fidelidad de las propias personas.
El gato negro

5 comentarios:

Neuroscopetrix dijo...

Me gusta POE.
La fidelidad de los animales también es frágil. Un perro permanece a nuestro lado porque sabe que le daremos comida.

JRamallo dijo...

Sí, pero esperará mucho más tiempo por esa comida que un humano.

Neuroscopetrix dijo...

Sí, pero por tu culpa he escrito un post y comprado a Poe. Comprado.
La literatura se oxida en las manos sin lavar.

Neuroscopetrix dijo...

http://neuroscopetrix.blogspot.com/2009/10/deberia-guardar-cama-ahora-que-estoy-en.html


Esperará lo que su resistencia le permita. Los hombres también esperamos igual pacientemente y sabemos si tendremos o no cariño mañana.

ScrinS dijo...

Estar por recibir algo a cambio?...no quisiera, mejor la soledad.