Ellos



¿Qué es la felicidad?

La ausencia de miedo

















martes, 16 de agosto de 2011

Ministro de dios


Devoción absurda por el ministro de dios. Ese tío es humano como yo. Peor, eso sí. Humano y por tanto mentiroso, rastrero y despiadado. Basura en forma de carne para el planeta como el resto de la especie.
Los ricos preparan la chequera para limpiar con diezmos pecados y conciencias. El mayor engaño de la historia se perpetúa en la juventud, temerosa del gran abismo. Niñato, piensa por ti. Yo también tengo miedo pero no soy idiota, piensa por ti.
Agosto, Madrid, cinco días de evangelizador carnaval. Santidad de ricos, tramposos, degenerados, asesinos… Señor, si de verdad me oyes, escucha por una vez mis plegarias: no le perdones sus pecados porque sabe bien lo que hace y acéptalo en tu seno más pronto que tarde.

3 comentarios:

Riforfo Rex dijo...

Estás lleno de rabia, de insatisfacción. Estás lleno de vacío. Y ese vacío sólo lo puede llenar la fe. Tú te perpetúas en lo periférico pero no alcanzas lo hondo. Libérate de la razón y refúgiate en la fe. Todo lo demás no importa.

El Bisturí dijo...

¿Vacío? ¿Refugiarme en la fe? No gracias Riforfo, prefiero otro tipo de drogas.

morgantani dijo...

La distancia entre el núcleo de un átomo y sus electrones que circulan a su alrededor es un vacío considerable. Si todo está compuesto de átomos hay más vacío que otra cosa.