Ellos



¿Qué es la felicidad?

La ausencia de miedo

















jueves, 1 de septiembre de 2011

Viaje a la luna

Basado en hechos reales…


Escríbeme. Págate una y seguimos.
La flaca se toca la nariz pero no tengo perico, no consumo; lo tengo más complicado. En esta ciudad se puede ligar sin coca, pero es más difícil, tienes que usar la inteligencia y... es más difícil. A un empericado no le importa su inteligencia, lo que quiere es seguir, no parar, mirar desde arriba cómo se caen otros, resistir hasta el final. Los feos detestan el síndrome de abstinencia. Los medios pollos se compran de noche, barnizados en sudor de discoteca.

Bajo de la tarima.

Necesito sentirlos más cerca, desde arriba no es lo mismo. El sexo se huele mejor desde abajo, desde el perineo. Bailo y me veo grotesco, otro payaso más en un circo sin animales. Yo también sé bailar como ellos, pero no me sale, ahora no. La colilla que mira mi pie izquierdo es bizca, y ese clavo no me da miedo porque Jesucristo se meó en la cruz antes de morir, como yo antes de dormir.

Toros negros sobre rojo y amarillo en las televisiones. En los días y las semanas: Nacionaldeportistas. Polis culo mono escoltando a políticos señores, manga larga y caspa en las cejas. Gente importante que siempre huele bien por fuera, pero por dentro apesta, calzoncillos Klein sucios. Cuerpos que expulsan olor a mar y campo de golf; a colonia Ralph Lauren y desodorante de barra Old Spice: buenas y respetables personas. Maridos que visitan putas y esposas con vibradores de última generación, inteligentes, como los móviles. Todos olímpicos. Todos reciclando y usando maquillaje de doble capa. Todos jodidos con el corazón roto... los miro y me duele el estómago por los gases y el asco.

Mi abuela está en un geriátrico porque la mitad de la familia piensa que tiene Alzheimer, y la otra mitad, demencia. Unos decían que se olvidaba de echar sal a la comida, y otros que no apagaba el fuego al terminar. ¿Respeto? ¿Deuda? Sólo palabras. Yo creo que está donde está por su lucidez, porque es capaz de decir lo que quiere a la cara, sin cobardía, sin el miedo que te meten en el cerebro cuando naces y te quitas cuando estás a punto de morir. Tus palabras duelen, abuela, por eso te encierran.

Luna llena y un muerto.

Cojo el taxi y digo al tanatorio. El tipo comienza su monólogo...- ¿Malas noticias, amigo? Así es la vida, no se queda nadie, todos nos vamos, aquí no dejamos nada. Vi una vez por la tele que el fulano aquél, Armstrong ¿sabes?, cuando desde allá arriba vio la tierra, dijo: ¿ahí es donde vivimos? ¿En esa bola estamos todos encerrados?... y cuando bajó lo metieron en un manicomio una temporada porque se quedó loco, el colega no se lo creía... Tengo un amigo que dice, ¿sabes lo que dice?: si lo sé no vengo… Todos somos iguales, un inglés, un francés, tú, yo, todos iguales. Vas a un hotel a París, a Roma, a Madrid ¿y qué quieres? Comer, follar, dormir, cagar y volver a comer. Somos todos iguales y te vas con lo puesto. Tu cerebro manda. Él te dice come, y tú comes. Él te dice más mariguana, y a seguir fumando. Él te dice coca, y a mandarte las rayas que sean. En realidad tú no controlas nada, todo lo hace tu cerebro por ti... suerte amigo, y buenas noches.

Luna llena y seiscientas palabras en el ¿relato?

Escucho a Nina Simone cantar My Way y bebo vino blanco. Si me tomara en serio el mundo, me ahorcaría, pero escondí bien la soga, Hitchcock, así que espera un poco más por mí, este crimen, será perfecto.

Te quiero, Nina. Siempre me haces llorar de triste alegría.
Te quiero, abuela. Nos veremos en la luna.



Relato publicado el 14/ 08/ 2011

periódio Diario de Avisos

JRamallo

3 comentarios:

Riforfo Rex dijo...

Bien por el Diario de Avisos.

morgantani dijo...

Señor JRamallo no acostumbro a comentar sus textos pero de este si que voy a decir algo breve, me gusta la descripción de la realidad a zarpazos, es un reto desagradecido el hablar de ciertas cosas con ese tono de rabia y sarcasmo y el ritmo es telegráfico que te invita pensar a trompicones con cierta dificultad pero por supuesto, con claridad, sin mariconear con bonitas y rebuscadas palabras.

El Jugador dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.