Ellos



¿Qué es la felicidad?

La ausencia de miedo

















martes, 4 de octubre de 2011

Pantano


En horizontal,
techo fragmentado
y aspas de ventilador.
En la oscuridad de la noche
recobran nitidez
los pensamientos.
Insomnio,
luz ausente,
sudor rancio en la frente
con olor fiel
a todas las miserias
que desprenden
los desastres.
Boligrafo y libreta
cerrados
sobre la mesa;
ninguna idea.
No se moverán,
¿talento devaluado?
Apatía por acabar el día
y comezar uno nuevo
inmovilidad,
se ordena la escasez
y el estreñimiento mental.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué poema tan bonito y tan bien escrito. La cadencia y la concisión y todo eso, me refiero.

El Bisturí dijo...

Anónimo, qué crítica tan bonita y tan bien escrita (propia de un mago como Aladi-NO, el de la alfombra). La cadencia y la concisión y todo eso, me refiero, yo también.

Aladi-NO dijo...

... y la lámpara. Y la lámpara, señor El Bisturí, no se olvide. De todas maneras no era una crítica, sino un mero, simple y banal comentario. Algo muy superfluo y simple como yo, sí. Saludos.