Ellos



¿Qué es la felicidad?

La ausencia de miedo

















domingo, 29 de enero de 2012

Panero con cola

L M Panero, 26/01/2012, La Laguna


Panero se sentó, fumó y bebió coca cola. Panero es buen actor maldito. Habla de eta, del manicomio, la muerte y la hipocresía. Algunos ríen y otros molestan buscando su minuto de gloria. La pena me da asco, y Panero me da pena.Un calvo le acerca hojas para que lea, lo mima. Imagino al calvo chupándole la pinga a Panero para terminar la función, y entonces yo también sonrío. La locura me gusta cuando habla al oído, si grita me parece mentira, otra más, y estoy hasta los cojones de los mentirosos.El poeta escupe y ellos aplauden. Se acabó.Tus letras me gustan escritas, Panero, sin cara ni encías vacías.Gracias por el pasado:

“La poesía destruye al hombre

mientras los monos saltan de rama en rama

buscándose en vano a sí mismos

en el sacrílego bosque de la vida…”

5 comentarios:

Iván Cabrera dijo...

Yo no lo hubiera dicho mejor: desolador y verdadero. Ese día me evité el coñazo de pasar por el Siete y ver como casi todos estaban dispuestos a olerle hasta los pedos a Panero (enfant terrible sólo para sus papás). Saludos.

Iván Cabrera dijo...

Tiene buenos poemas y libros, pero los escribió hace más de veinte años; luego repitió tantas veces "pedo" y "mierda" (lo cual no me parece ni bien ni mal, sino todo lo contrario) en los poemas que llegó un momento en que ya no significaban nada: eso se llama desemantización, discurso repetido, cliché pseudomaldito... todo lo que nada tiene que ver con la poesía sino con el fomento de un personaje cada vez más ahuecado y titiritesco: otro cliché, otra conducta aprendida. Nada más.

Riforfo Rex dijo...

Bueno, el tipo es lo que es. Yo centraría la crítica en los que lo zarandean de aquí para allá. Aunque, por otra parte, la alternativa sería que el tipo estaría languideciendo en los bancos de los parques sin que nadie le hiciera puto caso. Sobrevivir es lo que cuenta, y cuanto mejor, mejor. A ese respecto, ¡bien por Panero!

Dr R (JRamallo) dijo...

Yo no pensaba ver otra cosa, Iván, Riforfo, pero fui porque no lo había visto antes en directo. Encontré un circo y un león domesticado que ejecuta bien su rutina; sí, Riforfo, supervivencia. El domador y los enanos también en sus papeles. Y yo, por supuesto, puto mirón.
Gracias por pasar por aquí.

Anónimo dijo...

Nadie se libra, nadie... y hay que estar al loro.

Tú un asustado morboso, Ramallo... no te equivoques.