Ellos



¿Qué es la felicidad?

La ausencia de miedo

















martes, 3 de abril de 2012

Explosión literaria

Carta de Cipriano sobre Cucarachas con Chanel
Tras una semana de silencio, donde todo fue apagón y oscuridad, en la mañana de hoy esperaba bajo mi puerta un sobre de luz. Cipriano, que había dejado de llamarme, como evaporación de la palabra en el tiempo, dejaba por escrito algo que hoy reproduzco:
Querido Yeray:
He tardado en avisarte. Te pido disculpas. A partir de ahora solo nos vamos a poder comunicar por carta. Entiendo que esta ntoicia te pueda chocar, pero he tenido que marchar. Sin embargo, creo que eres un perfecto hilo conductor para que mis visiones acerca de la literatura lleguen al resto. Hay un libro que está comenzando a circular por el mercado editorial que me ha llamado mucho la atención, Cucarachas con Chanel se titula y es la primera obra extensa de JRamallo.
Debo reconocer que las primeras cuarenta páginas me dejaron totalmente en fuera de juego, desconcertado, sin saber realmente hacia dónde se dirigía el autor. Sin embargo, el resto de la novela considero que es una explosión literaria, llena de imágenes negras, sucias, de retratos perfectos de la sociedad. Rachel, la cuentista, lo define en la página 137 a la perfección: “Realismo sucio y crónica actual”. La novela, alterando personas, espacios, tiempos, con una narración a veces mordida, alzando la voz hasta el insulto, suavizándola por momentos, volviendo a retomar la voz alta, introduciéndose en la sociedad actual de manera perfecta, es un cúmulo muy interesante de ese realismo oscuro que vive en las alcantarillas y que todos preferimos no mirar. Gabriel, protagonista de la historia, se introduce en el paradigma de las altas y de las bajas esferas, lo que hace que JRamallo sea capaz de trazar la línea paralela que une todos los códigos que se viven en el interior de la ciudad, lo que hace que el lector devore la narración subido en un tren de velocidad, en un visto y no visto.
Sin duda, la apuesta que el autor hace en Cucarachas con chanel es arriesgada, pero el autor ha tenido plena conciencia y ha sabido hacer coincidir perfectamente cada elemento narrativo, pese a los cambios de personas y sobresaltos en la narración. La vista que el transeúnte aparta se torna en literatura de mano de las andanzas de un muy bien retratado Gabriel, que hace todo lo que no quiere, que vive una vida que no quiere, que mantiene las relaciones sexuales que no quiere y que, en definitiva, hasta mirándose al espejo es quien no quiere ser. Gabriel se encuentra sumido en una realidad del estrés diario, en una realidad en la que solo lo material lo salva.
Cucarachas con Chanel, el Realismo.0 como el mismo autor señala en el libro, es un realismo de lo negro, de las alcantarillas, de la intrahistoria de la ciudad. Es, en definitiva, una apuesta arriesgada; una apuesta que deja desconcertado al principio pero que luego toma una fuerza descomunal. Una fuerza que hace que debamos estar muy atentos a las futuras creaciones del autor.
Un abrazo, Cipriano.
*Articulo publicado en el suplemento cultural
del Diario de Avisos, El Perseguidor
Yeray Barroso

2 comentarios:

Cachibuche dijo...

Los pelos como escarpias.

Dr R (JRamallo) dijo...

Y las cervezas en la nevera, Cachi