Ellos



¿Qué es la felicidad?

La ausencia de miedo

















miércoles, 1 de junio de 2011

Las mujeres de Rubem



No tengo amigos, ni quiero tenerlos. Pero necesito a una mujer cerca, me gusta ver a las mujeres expresándose corporalmente, sentadas con los pies separados y las rodillas juntas, cuidándose el cabello largo y enrollándolo para hacer un nudo, una especie de moño; o cuando levantan los dos brazos mostrando la axila, siempre me entran ganas de pasar la lengua por aquella concavidad misteriosamente erótica; o cuando atraviesan la calle a la carrera; o cuando están durmiendo, o cuando cuentan sus historias. Me gusta follármelas. Me gustan las mujeres delgadas con pechos pequeños que ni necesitan sostén; me gusta la mujer que trabaja, no basta conque sea delgada y tenga teticas pequeñas, solo me entran ganas cuando una mujer trabaja, puede ser cualquier trabajo, médica, dependienta, secretaria, empleada de banco, abogada, camarera de cafetería, incluso barrendera. Lo único que no quiero es que tenga la profesión de puta, que me perdonen las putas, nunca en mi vida me he tirado a una puta, quizá si lo hubiese hecho pensaría de otro modo. Otra cosa: ella puede ser analfabeta, pero tiene que ser inteligente y buena (...) luxuria est sitis ebria, la lujuria es una sed desgobernada.

El Seminarista (2010)

5 comentarios:

Pavo real dijo...

Increíble este pavo... increíble.

Jesús Castellano dijo...

Acabo de leer "Ella y otras mujeres". Ya te lo pasaré, aunque sea en formato fotocopia.

JRamallo dijo...

Sí, yo voy a seguir buscando a Rubem, a ver qué encuentro

Riforfo Rex dijo...

Hace muchos años, y cuando digo muchos es muchos, había una tienda en Las Canteras que aún tenía libros de la editorial Bruguera. Siempre que pasaba por allí los miraba. Había uno de Rubem Fonseca. Creo que se llamaba "el ómnibus" (veo en wikipedia que no tiene un título así, hay un "cobrador") o algo así. Nunca me lo compré porque nunca supe nada de Rubem Fonseca. Pero todavía lo recuerdo. Q'cosas.
(No tengo una razón para no habérmelo comprado entonces, sencillamente no lo hice)

JRamallo dijo...

Hola Riforfo. Un poco más abajo, tienes otra entrada con un fragmento de El cobrador, título de un relato y del libro de relatos que lo contiene. Sólo puedo decirte que a mí me han gustado mucho los dos libros que hasta ahora me he leído de Rubem Fonseca.